Seleccionar página

Un joven vio  la necesidad de su hermana pequeña.

Se puso en marcha. Su acción le llevó a una propuesta de materiales que llevaron a  ayudar no sólo a su hermana sino a miles y miles de niños .

Dar voz a aquellos que necesitan ayuda y editar productos que ayuden.

Esa es la razón por la que nace este proyecto de Preparación Sacramental para personas de necesidades especiales.

El joven de la historia  se llama Brendan y comenzó a ayudar a su hermana Daniela .

Ella tiene un trastorno del espectro autista y tiene dificultades para distinguir la Eucaristía de la comida ordinaria y recibir la Eucaristía con la devoción y respeto necesarios.

Además, no pudiendo expresarse verbalmente con eficacia,  no podía mostrar que estuviera preparada para recibir la Primera Comunión.

Vio  el sufrimiento que esto causaba a su familia y quiso que ella recibiera las gracias del sacramento.

Este joven notó que en la Misa el sacerdote dice “ Tomad y comed todos de él”.

En Brendan se despertó el deseo de que Daniela y otras personas como ella sean parte de ese “todos”.

Trabajando en colaboración con su padre, un fisioterapeuta de adultos con discapacidades cognitivas, ambos desarrollaron un prototipo  sencillo de herramientas innovadoras y efectivas para enseñar a Daniela y que ella pudiera comunicar que estaba preparada para recibir la primera comunión.

Así nacieron los Kits de preparación adaptativos para la Primera Comunión, la Primera Reconciliación y la Confirmación.

La respuesta de las familias con niños de necesidades especiales fue de agradecimiento y conmovedora.

Es una necesidad que tenemos que atender.

De aquí nuestro compromiso para ayudar a estas familias  a catequizar a sus hijos.

Esperamos que juntos podamos dar un paso adelante integrando a estas personas.

Que Dios te bendiga a ti y a los que tienes a tu cuidado.